martes, 31 de enero de 2012

Capítulo 12. El robo

Me aburro. Me aburro mucho. Y es que esto son las desventajas de estar castigada sin salir UN MES!! Y encima justo ahora que tenía yo el cumpleaños de Dario... Lanzo una pelotita de gomaespuma al techo, intentando darle, y siempre lo consigo asi que ya no es divertido... Miro el reloj. Son aún las seis. Mis padres han salido de merienda con unos amigos suyos y, como buenos padres, no me han querido llevar por el castigo. Y eso que estaba dispuesta a portarme bien y a ponerme el vestido amarillo horroroso de flores que me regaló mi madre, pero nada, les da igual. Y para colmo no puedo irme porque han dejado la loca de Mayra a mi cuidado. Despues de enterarse de lo de mi tatuaje, me da mucho miedo cruzármela por los pasillos. Noto que su mirada y su sonrisa de superioridad sobre mí y eso me mata. Aquí yo soy la señorita y ella la criada, no alreves. De repente, algo perturba mis pensamientos. Paro la música de mi MP4 y salgo al pasillo. Veo a Mayra mirando hacia el pasillo, como controlando que nadie la mire. Me escondo un poco detrás de la puerta para que no me vea, y Mayra abre. La veo saltar a los brazos de alguien, pero no descubre quien es. Debe de ser un tío, porque Mayra le acaba de dar un morreo que el chaval se a quedado sin respiración. ¿Cómo se la ocurre traer a su "novio" a casa? Aprovecha que yo no puedo decir nada para hacer lo que le da la gana... y encima yo me tengo que callar. Me meto a mi habitación enfadada y sin ánimo. Vuelvo a mi MP4 aunque sólo durante cinco minutos, porque escuhho ruidos en el cuarto de mis padres. Eso si que no, ¡estos no profanan la cama de mis padres!
Me levanto, me coloco un poco la camiseta y camino hacia la habitación de mis padres. Pero cuando abro la puerta, mi cara es de desconcierto total. Veo a Mayra cogiendo joyas del joyero de mi madre mientras su musculoso novio cogiendo algo de dinero. Salgo corriendo del cuarto en cuanto veo al novio de Mayra venir hacia mí. Corro a mi dormitorio y me cierro.-
-¡Abre la puerta niña!. oigo gritar al novio de Mayra mientras aporrea la puerta.
-Déjala Álvaro, ya hablo yo con ella- le tranquiliza Mayra-no va a decir nada... la tengo cogida, y bien cogida. Ábreme Catherine, que sólo quiero hablar contigo...
No puedo respirar. Estoy en estado de shock. ¿Y yo ahora que hago? Estoy metida en un buen lío...

No hay comentarios:

Publicar un comentario